Soledad es oír decir a quien te conoce,
cosas que jamás harías.
Es la lluvia de mayo pegado al vidrio de una ventana desconocida.
Es el puro placer masoquista de levantarse sin ganas
y ver morir tus sueños suicidados en el lavabo.
Soledad es reír sin ganas, sonreírle a la tristeza,
es bañarte, vestirte, salir, y hacer exactamente lo mismo, nada.
Soledad es el delirio del pasado, el sepelio de un día que se fue.
Es mirarte al espejo y verte más viejo que hace un instante;
es salir y sentir que la gente mira a través de ti.
Soledad es contarle al taxista tu día, por no tener a nadie que le importe.
Es encerrarte en verano y perderte para siempre en la televisión.
Soledad es ver que tus pasos siempre conducen al mismo lugar,
donde matas tus inspiraciones y tus emociones.
Es la puta de la esquina que te quita el sueño.
Es el perro de la vecina que ni te ladra por duelo.
La soledad es decir si cuando quieres decir no,
es refugiarte con personas con las que te juntas, pero que jamás,
jamás serán tus amigos.
Soledad es tu sombra que te sigue y te persigue para burlarse de ti,
es aquella que te invita y te propone y después te niega.
Soledad es darse cuenta que se vive muriendo, que se existe sin vivir.

Arquieta

Anuncios