Entre riscos y abismos se abren mis heridas,
y sangran y arden cuando sale el sol.
Llueve melancolía y se me destroza la vida,
me quema el corazón como en alcohol.
Y sale su figura recortando el vacio
y moldeando la luz con bellos reflejos.
Me alivia el corazón y ahora solo ansío,
que sus ojos sean mis espejos.

Ahora entiendo, que entre caos y dilemas, uno a veces se enamora…

Arquieta

Anuncios