Compartimos una pasión y unas cuantas risas, lado a lado.
Sin saber tu nombre y sin tu saber el mío, nos conocemos.
Y entre disturbios y altercados, nos sentimos extasiados,
completos, idos. Al final, nuestros nombres es lo de menos.
Es lo de menos.

Arquieta

Anuncios