Cae y desaparece y permanece
de forma inexorable en el suelo.
Forma de estrella y pedazo de cielo
que de corazon nunca fenece.

Llega y armoniza mayestática el oír,
de forma sutil y sublime retumba
en espacio y tiempo hasta la tumba
que en su voz no se cansa de vivir.

Moviéndose grácil y bella
sonríe en una noche sin fin,
bella utopía que se posa aquí
en esta noche llena de estrellas

Y la veo amándola siempre,
sin saber ella que estoy aquí,
nunca voltea hacia mí.
Y solo le amo, viéndola siempre.

Arquieta

Anuncios