Mis sentimientos reprimidos,
mis sueños prohibidos,
mis lágrimas secretas
y mis verdades a medias.

Tus manos en lontananza,
tus ojos infinitos,
tus labios estremecidos
y tus sentimientos entumecidos.

Nuestros daños rutinarios,
nuestros cambios momentáneos,
nuestros besos suicidados
en las cenizas de la ausencia.

Las hojas caen pesadas, cansadas de tanto existir,
las estrellas se queman lejanas, hartas en la soledad,
y los mares se agitan incesantemente, desesperados
por no poder nunca llegar.

Y las risas se pierden en tus reflejos al viento,
se estremecen los árboles con el timbre de tu voz,
y desaparece sin razón
la paz en el corazón.

Y mis sentimientos, mis sueños, mis lágrimas
y mis verdades a medias,
se me van desgastando
en este silencio que no nos deja

Arquieta

Anuncios