Ella ha logrado lo imposible. Soy yo ahora un soñador que desea dejar de vivir en el mundo real; dormir y no despertar, porque sólo en los sueños está. Sólo en los sueños la tengo. Vino como una nube a reconfortar esta piel ardida por el sol, y se hizo la lluvia que tanto necesitaba mi boca. Ella es todo elemento existente; del amor, un perfecto ente. ¿Qué otra cosa podría uno soñar? Aglomera en su pequeño espacio la virtud de lo imposible y lo vanaglorioso del desafío. Es ella incertidumbre y bálsamo; néctar sempiterno de alegrías. Detrás de ella, hordas de hombres cantando victorias para asombrarla. Detrás de ella, mitos y leyendas buscando entretenerla. ¿Qué podría lograr yo, un pobre diablo, cuya única virtud es el verso herido de un corazón que sueña con imposibles?
Quisiera ya no despertar, y verle así, por fin, subyugada al deseo de un hombre. Mortal como todos, y aún así, distinta.
Capricho del mundo. Fuerza de la naturaleza…

Arquieta

Anuncios