Hola, mi nombre es ****** y estoy enamorado. Ella no sabe quién soy, no sabe que la sigo por las calles. Que a veces venzo la osadía de aparecerme frente a ella y declino eclipsado por su belleza. Ella es tan real, tan única.
Y no sabe que existo.
¿Será éste el destino mío? ¿Sufrir un amor infructuoso?
¡No! Ella será mía, es nuestro destino. Yo la soñe antes de conocerla, tan idéntica, tan real… Por mí ella existe.
Me debe la vida, lo menos que puede hacer por mí es quererme. Amarme. Tenerme.
Pero mientras eso sucede, sigo viéndola desde las sombras, soñándola. El destino ha cruzado nuestros caminos.
Ahora sólo… tiene que ser.

Idealización
Heridas escondidas

*****