Ella no es real si no es mía.
No puede serlo.
Hoy la vi por la calle, tan veleidosa,
tan tranquila, tan tibia…

Ella vive en mi cabeza,
idealización de mis sueños,
y hoy la vi por la calle, tan entera…
tan irreal.

¡Y esta tristeza que no me deja!
La ví apenas hoy, es cierto,
pero vivía antes en mi cabeza.
Yo la nombré, yo la hice real.

Yo soy quién la creó a fuerza de tanto amarla
en secreto dentro de mi cabeza.
Ella se desvanece si no estoy cerca,
lo sé. Puedo sentirlo así.

Tiene que ser mía.

*****

Anuncios