-Durante milenios, Gran Pensador, nuestra sociedad ha trabajado en conjunto, de forma democrática y siempre buscando el bien común y global, sin excluir a ninguna de las razas inteligentes o no de Gal´raen, y cuando la evolución dejó de ser obra del paso natural del tiempo y fue dominada por nuestros afanes de progreso y tecnología genética, todos creíamos que era para bien. Sin embargo, hoy creo que eso fue un error, ¿es necesario someter a la cuchara a continuos cambios? No, Señor, porque ya es perfecta en su estado actual. ¿Podemos mejorarla? Es cuestionable, tal vez gane en funciones pero pierde en ergonomía, o viceversa, y por lo tanto, la dejamos como está, perfecta a su manera. Tal vez debimos dejarnos como estabamos. Sabe a lo que me refiero. Al principio el cambio genético era incontrolable, la sociedad se convirtió en un caos, hasta que el Consejo Pensador declaró que sólo se harían cambios genéticos una vez el pasado estuviese asentado completamente en la sociedad. Y permitame aclarar, dice asentado en la humanidad, no cuando el cambio sea necesario. ¿Fue prudente someternos a semejante rutina? Creo que ello propició nuestro aumento intelectual y físico, es cierto, pero nos fue quitando gradualmente las emociones, al menos, en casi toda su intensidad y extensión. ¿El resultado? Hoy que nuestro sol está pasando por la etapa final de su vida, nuestra lógica nos dicta que al no haber más planeta habitable que Madcaria y estando ocupado éste, no podemos movernos de aquí, ya que es perecer aquí o perecer en el espacio. Creo que podemos ser algo más que razonables y apelar por nuestra superviviencia pidiendo ayuda a los habitantes de la estrella Tenue, y así sobrevivir, nosotros los Lógicos, los Eternos, y los Naturales.
-Lo que pide está fuera de cuestión, los habitantes de Madcaria no están listos todavía para establecer contacto con otra civilización ajena a su planeta, tal como ha podido constatar en los últimos estudios. Está rayando en lo molesto su continua petición de ayuda y de salvar nuestra especie cuando se ha dictaminado que no hay nada que hacer, nuestra tecnología no alcanza para llegar a otra estrella con planeta habitable, ni podemos ir a Madcaria, así que nuestro destino es morir junto a nuestro Sol. La sociedad lo ha aceptado sin levantamientos, solamente los Artistas han manifestado su inconformidad, pero son los únicos, no podemos arriesgar dos sociedades planetarias solo por unos pocos. La sesión ha terminado.
Garvin Mell salió abatido del Templo de la Mente, sabía que las oportunidades de convencer al Consejo de Pensadores se estaba terminando, ya que el sol había estado experimentado su muerte desde hace unos cuantos milenios y en las últimas décadas sus cambios eran más notables. Pero el no podía creer que una especie entera (dos en realidad) se resignarán a extinguirse sin haber intentado una alianza con los Madcarianos. Llegaría a casa con cara de derrotado, pero antes pasaría a visitar a Aeoeeo.
Tenía que hallar al menos una frase de apoyo, y estaba convencido de hallarla con el. Después de todo, era millones de años más sabio que el.
Al llegar al estanque de las ondas líquidas, no podía evitar sentir esa extraña vibración que lo rodeaba todo, ligeramente, siendo algo reconfortante. Allí, por alguna extraña razón, las plantas habían adquirido tonos verdosos en sus hojas. Lo único desconfortante, era el ligero calor que se sentía.
-Aeoeeo, amigo sal.
-Hola Garvin ¿lograste algo en el Consejo?
-No, siguen empeñados en su lógica inescutible.
-Es admirable lo que han avanzado desde que nos encerraron, amigo. Pero ahora se han vuelto más sensibles y prefieren su destrucción antes de contaminar el avance o provocar la exterminación de otra especie inteligente en la galaxia, aún y cuando esa está en pañales realmente.
-Sí, muy bonito que suena, pero la verdad no es así Ae, y lo sabes. Resignarse a la muerte no es algo muy inteligente, y es la máxima prueba de que necesitamos evolucionar en nuestras ideas, no solo en nuestra tecnología y nuestros cuerpos.
-Estás en lo cierto, Artista. Tú mismo ocupas evolucionar en ello. No puedes buscar resultados distintos haciendo las mismas cosas, así que dime, ¿qué planeas hacer ahora?
-No lo sé Ae, estoy perdiendo la fe.
-¿Haz vuelto a indagar en los archivos de Madcaria, cierto? Tu lenguaje cada vez agarra más palabras del lenguaje de ellos. Terminarás hablando español un día, amigo.
Era cierto, cada vez cogía una palabra nueva e interesante, como Fe o Dios. Una de esas fue algo llamado Placer, aunque creía existía algo así en Gal´raen.
-Sí, son fascinantes. Tienen algo llamado Inspiración, es como si su mente trabajara en automático durante cierto período, claro que sin dejar de tener pensamiento consciente, y de repente sin tener un porque, llegan a conclusiones fantásticas. Un poco de Inspiración no me vendría nada mal en este momento Ae, pero yo tengo que meditar absolutamente todo lo que haré para hallar algo de nuevo, ¿ no será algo que se cobró nuestra ingeniería genética?
-No lo sé Gar, sabes que nos tienen aislados de casi todo, pero es posible. Pero creo que darás con una solución amigo, sólo ten paciencia.
-Para ti es fácil decirlo, eres Eterno.
-Según me haz dicho, tu ya casi lo eres.

Camino a su casa, nubes de lluvia llegaron de la nada y empezaron a empapar todo. Olvidó que ese día estaba programada una lluvia ya que la ciudad necesitaba algo de humectación. No le importó, la ropa se secaría sola si el quería.
-Hola Laria, cariño.
-Hola mi amor, no han transmitido esta vez el Parlamento que haz tenido con el Consejo, ¿pasó algo nuevo?
-Los niños, ¿donde están?
-Arriba, puedes hablar.
-No, amor, no he logrado nada. Su lógica no los deja ver. No les da chance de intentar algo que en principio puede ser errado, pero acertado al final.
-Es el precio de que su lógica nunca había fallado, la adoran demasiado.

Esa noche, Garvin cenó rápidamente y se fue a dormir. Pasó la noche pensando en sueños, tenía tan poco tiempo y cada vez sentía más desperdiciado cada segundo.

 

 

Índice

Anuncios